En español

Al visitar la cárcel, el papa dice que todas las personas necesitan el perdón, la limpieza

A prisoner kisses the hand of Pope Francis as he visits the Curran-Fromhold Correctional Facility in Philadelphia Sept. 27. (CNS photo/Paul Haring)

A prisoner kisses the hand of Pope Francis as he visits the Curran-Fromhold Correctional Facility in Philadelphia Sept. 27. (CNS photo/Paul Haring)

por Cindy Wooden

FILADELFIA (CNS) — Mientras los peregrinos en Filadelfia tuvieron que aguantar un largo fin de semana de líneas y controles de seguridad en los lugares a donde iría el papa, el papa se acercó a un grupo de personas cuya vida son las líneas y los controles de seguridad, al mismo tiempo, durante años.

El papa Francisco pasó alrededor de una hora en el Centro Correccional de Curran-Fromhold. Entró en el gimnasio desde atrás de una cortina azul, caminando por el pequeño escenario inspeccionando cuidadosamente la enorme silla que los internos habían hecho para él. Se dio la vuelta, con una gran sonrisa en su rostro, y le dio a los internos un sincero saludo de buena suerte del papa Francisco, con los pulgares levantados hacia arriba.

Mientras en los EE.UU. se debate la necesidad de una reforma penal, el papa Francisco dijo que las cárceles deben centrarse en la rehabilitación, e insistió en que nadie es perfecto y sin necesidad de perdón. Mientras que su discurso se dirigió principalmente a los internos, también asistieron un pequeño grupo de sus familiares, funcionarios de la prisión, legisladores estatales, y funcionarios de la ciudad, entre ellos el alcalde de Filadelfia, Michael Nutter.

Unos 20 minutos antes de que el papa llegara — antes de lo previsto — Nutter saludó a cada uno de los reclusos, que vestían pantalones oscuros y camisas de color azul claro, mientras eran conducidos al gimnasio. Michele Farrell, director de la cárcel, dijo más tarde a Catholic News Service que el papa “nos tiró una bola curva llegando temprano”.

A los reclusos se les dijo que permanecieran sentados, y a los periodistas, que estaban detrás de ellos, se les dijo que no podían hablar con los presos hasta después de que el papa se fuera.

El diácono Ed Dymek, quien ejerce su ministerio en la prisión, dijo a CNS, “Allí está el papa esperanza”.

Los prisioneros, que fueron escogidos entre aquellos con registros de mejor comportamiento, “están tan entusiasmados como puede ser”, dijo el diácono Dymek. “Esta visita será posiblemente una inspiración para que ellos puedan llevar una vida mejor”.

El papa Francisco se dirigió a los reclusos en español, “no en inglés, porque no lo hablo muy bien”. Sin embargo, dijo, su ayudante, Mons. Marcos Millas, de la Secretaría de Estado del Vaticano, “lo” habla bien.

El papa también dijo a los internos que los estaba visitando como un pastor, “pero sobre todo como un hermano”.

Servir tiempo en la cárcel es un momento doloroso, dijo el papa, quien continúa hablando por teléfono con los reclusos que solía visitar en Buenos Aires, Argentina. “Cualquier sociedad, cualquier familia, que no puede compartir o tomar en serio el dolor de sus hijos y ve ese dolor como algo normal o de esperar, es una sociedad ‘condenada’ a seguir siendo rehén de sí misma, presa de las mismas cosas que causan ese dolor”.

El papa Francisco insistió en que Jesús “nos enseña a ver el mundo a través de sus ojos — ojos que no se escandalizan por el polvo recogido en el camino, pero que quiere limpiar, sanar y restaurar.  Él nos pide crear nuevas oportunidades: para los reclusos, para sus familias, para las autoridades penitenciarias, y para la sociedad en su conjunto”.

El papa habló a los reclusos acerca de Jesús lavando los pies de sus discípulos, y explicó que en aquellos días, la gente llevaba sandalias y las carreteras estaban llenas de polvo. Todo el mundo necesitaba limpiarse sus pies. A menudo había guijarros y piedras, que también duelen.

“La vida es un viaje, a lo largo de diferentes carreteras, caminos diferentes, que dejan su huella en nosotros”, dijo el papa. “Sabemos por la fe que Jesús nos busca. Él quiere sanar nuestras heridas, calmar nuestros pies, que se perjudican de viajar solos, lavar cada uno de nosotros y limpiarlo del polvo de nuestro viaje”.

Jesús, dijo el papa, “no nos pregunta dónde hemos estado, no nos pregunta acerca de lo que hemos hecho”. En cambio, Jesús lava los pies de la gente y les da vida.

“El Señor va en busca de nosotros, a todos nosotros nos extiende una mano amiga”, dijo el papa. “Es doloroso cuando vemos los sistemas penitenciarios que no se ocupan de cuidar de las heridas, para calmar el dolor, para ofrecer nuevas posibilidades.

“Es doloroso cuando vemos a personas que piensan que sólo los demás necesitan ser limpiados, purificados, y no reconocen que su cansancio, dolor y heridas son también el cansancio, el dolor y las heridas de la sociedad”, continuó el papa Francisco.

El papa urgió a los prisioneros a dedicar su tiempo en la cárcel para “regresar al camino correcto” y prepararse para reinsertarse en la sociedad.

Después de que el papa se fue, Heriberto Mejía, un preso que utiliza una silla de ruedas, dijo a CNS, que le pidió al papa que rezara por él.

“Me siento tan bien. Dios ha cambiado mi corazón”, dijo Mejía, quien está esperando un juicio por cargos de narcotráfico. “Después de esta visita, tenemos que hacerlo mejor. . . . No podemos volver a hacer las cosas de la misma manera”.

Dechon Adams, quien fue acusado por un delito de armas, calificó como “bello” que el papa se tomara el tiempo para saludar a cada prisionero — 11 mujeres y cerca de 60 hombres — y les ofreciera su bendición.

Adams, que se identificó como cristiano, estuvo de acuerdo con la explicación del papa Francisco sobre Jesús lavando los pies de los discípulos.

“Todos necesitamos la limpieza”, dijo Adams.

Después de 19 meses de prisión, el joven de 23 años de edad, dijo que la experiencia ha sido dura tanto para él como para su familia, a pesar de que ha encontrado consuelo en la fe.

“Es más difícil para mi familia que para mí. Es difícil para ellos verme en esta forma”, dijo.

“Este es el mayor tiempo que he tenido para reflexionar y orar. . . . acercarme a Jesús”, dijo Adams. “Eso es todo lo que usted puede hacer”.

About the author

Avatar

Anita McSorley

Anita, managing editor of The Leaven, has over 30 years’ experience in book, magazine and newspaper editing, including stints as the assistant editor of the “Diplomatic Papers of Daniel Webster” at Dartmouth College and then in the public relations departments of Texaco, Inc., and the Rockefeller Group in New York. Anita made the move to newspaper editing when she came to The Leaven in 1988, where she has been ever since. Anita is a member of St. Patrick Parish in Kansas City, Kan., and in her spare time, she enjoys giving her long-suffering husband, her children and her staff good advice that they never take.

Leave a Comment