Bailarines de New Mexico mantienen por 323 años la promesa de los conquistadores a San Lorenzo

por Zita Fletcher

BERNALILLO, N.M. (CNS) — Para el pueblo de Bernalillo, la fiesta de San Lorenzo es más que una fiesta. Tiene un profundo significado histórico, religioso y personal para los que la celebran.

Este año no fue diferente. Como lo han hecho todos los años desde 1693, un grupo de bailarines se reunió en las calles de Bernalillo para honrar al santo patrono de la ciudad en su fiesta del 10 de agosto con La Danza de los Matachines, una compleja serie de bailes religiosos de la España colonial.

El pueblo de Bernalillo, a la par del Río Grande, es uno de los primeros asentamientos españoles en el Nuevo Mundo. El famoso explorador Francisco Vázquez de Coronado estableció un campamento grande cerca de allí durante el invierno de 1540-1541, en su búsqueda de las siete ciudades de oro, o “Cíbola”.

Gilbert Sánchez recuerda vívidamente la primera vez que cuando de niño fue testigo de la procesión de Matachines con San Lorenzo. “A lo largo de toda la procesión, no dejaba de ver la luz brillando en el cristal alrededor del santo”, recordó. “Cada año después de eso, siempre he seguido a San Lorenzo”.

Sánchez ha bailado para San Lorenzo desde entonces. Lleva más de 30 años como miembro del grupo y ahora lleva el título de monarca dentro de los Matachines — un grupo jerárquicamente estructurado y basado en la experiencia. El monarca tiene el rango más alto y controla la estructura de todo el baile.

Los Matachines ejecutan una serie de nueve bailes al son de la guitarra y violin. Los bailes han sido transmitidos por más de tres siglos.

La tradición de la danza de Matachines comenzó después de que Don Diego de Vargas reestableciera las comunidades de Nuevo Mexicano, actualmente New México en 1693 después de un período de exilio que vino después de una insurgencia del pueblo en 1680, la insurgencia más grande de indígenas de los pueblos contra los colonizadores españoles.

La gente de Bernalillo apenas escapó de la sangrienta insurgencia que se llevo a cabo el día de la fiesta de San Lorenzo. Ellos creyeron que el santo los protegió.

Dirigidos por Vargas, los españoles reestablecieron New Mexico después de un breve exilio. Según la tradición oral, Vargas prometió a Dios que él y sus compañeros colonos honrarían a San Lorenzo después de su regreso exitoso.

Más de 300 años después, los descendientes de aquellos colonos mantuvieron la promesa de sus antepasados a través de la danza de Matachines — a pesar de que se ha convertido en una práctica devocional, y no histórica.

“Es una promesa personal que le hemos prometido a Dios, que por la intercesión de nuestro santo, por algo que le hemos pedimos o algo que ya hemos recibido”, dijo Joe Moreno, originario de Bernalillo, quien ha bailado con los Matachines durante más de 10 años.

Participantes práctican durante varias semanas antes de la fiesta de San Lorenzo. Docenas de bailarines y músicos Matachines se reúnen en un vecindario para practicar durante varias horas, al aire libre bajo el intenso sol del desierto, donde las temperaturas pueden elevarse a 100 grados.

Los bailarines usan tocados que se llaman “cupiles” y llevan velos negros llamados “mascadas,” que ocultan la cara y los ojos. Los bailarines seleccionan la imagen de un santo patrón para mostrar en su ropa. La costumbre del velo fue introducida en España por los árabes durante la ocupación árabe.

“Nosotros mantenemos el anonimato. . . . Cuando [nos vestimos], nos convertimos en un ser espiritual que está en comunión con los poderes superiores a través de la intercesión de San Lorenzo”, dijo Moreno, sobre lo que visten. “Así nos convertimos en lo sagrado, en otras palabras. Nos sacrificamos nosotros mismos por las gracias que pedimos o las gracias recibidas”.

Uno de los bailes más importantes se llama “La Promesa” — un baile de promesa para ofrecer oraciones de fe, de petición y acción de gracias. El baile se ofrece habitualmente en nombre de un pariente o amigo, o en relación con una petición personal.

“Cualquiera puede hacer una promesa a Dios, por intercesión de San Lorenzo”, dijo Moreno. “Cualquiera puede hacerlo — no tienes que ser un bailarín”.

Miembros regulares de los grupos se llaman “danzantes” y bailan en fila controlada por capitanes. Figuras importantes en el baile incluyen el monarca, el líder adornado con una corona de flores, y la Malinche, una joven vestida de blanco que representa la pureza y la virtud cristiana.

Otros personajes son los toros que representan el paganismo y la tentación, y el abuelo con un látigo en la mano y que cuida a los bailarines del toro.

Las prácticas de devoción, como las novenas, los rosarios y vigilias nocturnas, así como una serie de bailes, se llevan a cabo durante tres días. Después, los Matachines son formalmente “liberados” a sus familias cuando su promesa a Dios de ese año se ha cumplido.

“En realidad es muy, muy impresionante, una vez que te devuelven a tu familia”, dijo Sánchez. “Una vez que te regresan con tu familia, tu promesa para ese año es completada”.

La danza de los Matachines se conserva en New México de la misma forma que se practicaba hace siglos — debido al aislamiento de la zona, incluso el español local que se habla hoy es un dialecto arcaico colonial con palabras de los 1600s. Las variaciones de la danza de Matachines se llevan a cabo en diferentes lugares de todo el estado.

El grupo de Matachines en Bernalillo, que se encuentra en las Diócesis de Las Cruces, es el grupo más antiguo y más conocido en la región y en los Estados Unidos. Fue reconocido por el Instituto Smithsonian en Washington durante el “American Encounters Exhibit” de 1992-2004, y en el Festival Folklife del Smithsonian en 1992. En 1997, el grupo fue instalado en el salón de la fama de New Mexico Hispanic Traditional Folk Musicians.

Sánchez dijo que el grupo de Matachines de hoy no es racialmente exclusivo; mujeres, jóvenes y miembros de todas las comunidades puedan participar. La tradición continúa siendo transmitida a las generaciones futuras.

“Creo que es importante que nuestros niños permanezcan cerca de Dios y que aprendan”, dijo Sánchez. “Las personas que rezan juntas permanecen juntas”.

Copyright ©2016 Catholic News Service / U.S. Conference of Catholic Bishops.

Leave a Reply