El cardenal Wuerl afirma que la selección de expresiones políticamente correctas encubre una retórica de la fea verdad sobre la práctica del aborto

Cardinal Donald W. Wuerl of Washington gives Communion to a young man during the April 21 University Mass for Life at Epiphany Catholic Church in Washington, one day after Planned Parenthood's president, Cecile Richards, gave a speech at nearby Georgetown University at the invitation of a student-led group. (CNS photo/Jaclyn Lippelmann, Catholic Standard)
Cardinal Donald W. Wuerl of Washington gives Communion to a young man during the April 21 University Mass for Life at Epiphany Catholic Church in Washington, one day after Planned Parenthood’s president, Cecile Richards, gave a speech at nearby Georgetown University at the invitation of a student-led group. (CNS photo/Jaclyn Lippelmann, Catholic Standard)

por Mark Zimmermann

WASHINGTON (CNS) – Un día después de que Cecile Richards, presidenta de la organización “Planned Parenthood”, habló en la Universidad de Georgetown, el cardenal de Washington, Donald W. Wuerl, celebró ante estudiantes de colegio una Misa universitaria en la que se pronunció a favor de la Vida, en un templo católico cercano, y exhortó a los estudiantes a defender el dón de la vida humana que viene de Dios.

La invitación hecha a Richards por un grupo de estudiantes de Georgetown para que dirigiera la palabra el 20 de abril, en su calidad de presidenta de la más grande organización en cuyas clínicas se practican abortos, despertó severas críticas a nivel nacional, teniendo en cuenta que la Universidad de Georgetown es la más antigua universidad católica del país y, para contrarrestar la plática, se organizó una semana de actividades a favor de la vida en toda la escuela.

Entre los eventos se llevaron a cabo discusiones de grupo sobre la dignidad de la vida y la importancia de acercarse a las mujeres que se enfrenten a crisis de preñez. También habló en público Abby Johnson, exdirectora de una clínica de “Planned Parenthood” que ahora se ha convertido a una postura a favor de la vida y habla sobre la realidad de la práctica de abortos de esa agencia.

En su homilía, pronunciada el 21 de abril, durante la Misa celebrada en el templo católico de la Epifanía, el cardenal Wuerl advirtió sobre el poderoso movimiento de “corrección” política y del ambiente “que nos rodea. . . . Dentro de este ambiente se nos dice que dejemos de lado cosas tales como el valor de la vida humana y lo sustituyamos con la postura de “corrección” política mediante la cual se afirma que uno debe de sentirse en verdad libre para decidir la muerte de un bebé que todavía no ha nacido. Pero la palabra de Dios nos dice: ‘No se ajusten ustedes [al espíritu] de este siglo'”.

Entre los asistentes a la Misa se contaban unas 150 personas, incluyendo estudiantes de universidades locales, junto con miembros de facultades, personal del ministerio de recintos universitarios y jóvenes adultos de la región de Washington. Se habían unido en concelebración al cardenal Wuerl cinco sacerdotes que se dedican al ministerio de recintos universitarios.

Un grupo de cerca de dos docenas de estudiantes de la Universidad de Georgetown, junto con miembros de facultades y personal de administración, se habían reunido a la salida de su respectiva escuela y se dirigieron [como en procesión] caminando durante varias cuadras hasta llegar al lugar de la Misa. En la iglesia, se les unieron estudiantes venidos de la Universidad de George Washington, la Universidad de Maryland, la Universidad Howard y la Universidad “American”.

Saludó a los presentes el padre Adam Park, pastor de la parroquia de la Epifanía, que también es capellán del Centro Estudiantil Católico Newman de la Universidad George Washington. “Hoy en día, dentro de nuestra cultura, cuando nuestra fe católica no siempre es respetada, queremos reafirmar nuestra identidad católica y dar testimonio de los valores de vida del Evangelio”, dijo el padre Park.

Y a pesar de que en la homilía no se mencionó específicamente a la Universidad de Georgetown ni la controversia suscitada por Richards, el cardenal Wuerl sí se refirió a varios temas subyacentes, relacionados con el asunto.

El día anterior, Richards había sido recibida con aplausos por algunos estudiantes de Georgetown en su plática dentro del recinto universitario. Y en sus comentarios iniciales, Richards expresó la esperanza de que el grupo “Hoyas for Choice”, grupo no oficial de estudiantes que se pronuncia por la conservación legal de la práctica del aborto, algún día sea reconocido “como grupo oficial del recinto universitario “, añadiendo el estribillo: “Una muchacha puede soñar”.

En su homilía, el cardenal Wuerl animó a los estudiantes a “no dejarse engañar por poses retóricas de “corrección” política en las que se usan palabras engañosas que esconden el verdadero sentido de la realidad. Las personas que se pronuncian a favor de matar a bebés que todavía no han nacido hablan con frecuencia de ‘un producto de la concepción’ en lugar de decir ‘un bebé que está dentro del claustro materno’. Hablan acerca de ‘facilitar la conclusión del ciclo de vida’ en lugar de decir ‘participación en un asesinato’. Y lo mismo pasa con la tan decantada frase ‘elección propia’. Cuando se usa la expresión de ‘elección propia’, uno tiene que completar la frase y aclarar qué es lo que uno está eligiendo”.

Y el cardenal hizo notar que los estudiantes no son libres de fumar en la cafetería de la universidad o estacionar sus vehículos en cualquier lugar que elijan so pena de someterse a consecuencias.

“La elección propia tiene sentido solamente cuando uno lo dice en oración completa”, dijo el cardenal Wuerl. “La expresión de ‘elección propia’  es una cortina de humo tras la cual se esconden todas esas personas que asesinan a bebés que todavía no han nacido. Y cada vez que ustedes puedan, sóplenle a esa cortina de humo para que todo mundo vea y se dé cuenta de qué estamos hablando en verdad”.

Copyright ©2016 Catholic News Service / U.S. Conference of Catholic Bishops.

Leave a Reply