El papa cumple 81 años con niños cantando, bailando y comiendo pizza

Pope Francis blows out a candle on a 13-foot-long pizza during a special meeting to celebrate his 81st birthday Dec. 17 at the Vatican’s Paul VI hall. (CNS photo/L’Osservatore Romano)

por Junno Arocho Esteves

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — El papa Francisco sopló las velas de una pizza de 13 pies después de recibir una serenata con cantos y bailes de niños y empleados de una clínica pediátrica en el Vaticano donde celebró sus 81 años.

Un grupo de niños que reciben ayuda del Dispensario Santa Marta, clínica maternal y pediátrica en el Vaticano, le ayudaron al papa a celebrar con una fiesta de cumpleaños el 17 de diciembre con cantos, bailes y un pastel adornado con decoraciones de repostería dorada y blanca, los colores del Vaticano.

Ellos también le regalaron una pizza grande con una sola vela. Al papa se le unieron varios niños de la clínica para soplar la vela.

“Cómanse todos estos cuatro metros de pizza, porque los hará crecer”, le dijo el papa a los niños.

El papa dijo que la alegría de los niños era un regalo y es como “tierra buena que hace crecer bien la vida con buenos frutos”.

“No hagan a los niños tristes. Cuando los niños ven que hay problemas en casa, que sus padres están peleando, ellos sufren”, él dijo. “Ellos siempre deben crecer con alegría”.

Después de la reunión, el papa Francisco saludó a unos 25,000 peregrinos en la Plaza de San Pedro para su mensaje dominical del Ángelus.

Emocionado por el gesto, el papa dijo: “Gracias. Muchas gracias”.

Celebrando el tercer domingo de Adviento, domingo de gaudete, el papa Francisco invitó a los cristianos a prepararse para la llegada de Cristo con “la alegría constante, la oración perseverante y la acción de gracias continua”.

“Alegría, oración y gratitud son tres actitudes que nos preparan para vivir la Navidad de modo auténtico”, dijo el papa antes de invitar a la multitud a repetir las palabras: “Alegría, oración y gratitud”.

El papa Francisco también bendijo las estatuas del Niño Jesús que estarán al centro de los pesebres en las escuelas, iglesias y casas de Roma.

Dirigiéndose a los niños que trajeron sus figuritas a la plaza, el papa dijo: “Cuando ustedes oran en casa, frente al pesebre con sus familias, déjense atraer hacia la ternura del Niño Jesús, quien nació pobre y frágil entre nosotros para darnos su amor. Esta es la verdadera Navidad”.

Con la Navidad acercandose, el papa también se reunió con miembros de la sucursal italiana de la sección juvenil de Acción Católica, grupos de chicos entre las edades de 4 y 14 años, para la tradicional audiencia prenavideña con ellos.

El papa dijo que la temporada navideña es un recordatorio de ayudar a los necesitados, que son “la imagen del Niño Jesús rechazado y que no encontró acogida en la ciudad de Belén”.

Él les pidió preguntarse cómo pueden servirle mejor al Cristo sufriente en aquellos que han sido tirados a un lado por la sociedad.

“He aquí cuáles son sus ‘periferias’: intenten enfocar sus cámaras en los compañeros y personas que nadie ve nunca y atrévanse a dar el primer paso para salir a su encuentro, regalarles un poco de su tiempo, una sonrisa, un gesto de ternura”, dijo el papa.

“En esta próxima fiesta de la sagrada Navidad ustedes están llamados a hacerlo a él más conocido y más entre sus amigos, en las ciudades, en las parroquias y en sus familias”, él dijo.

Copyright ©2017 Catholic News Service / U.S. Conference of Catholic Bishops.

Leave a Reply