Obispos de Panamá ven Jornada Mundial de la Juventud del 2019 como puente, ‘fiesta latina’

por Jonathan Luxmoore

CRACOVIA, Polonia (CNS) — Panamá, que será anfitrión de la Jornada Mundial de la Juventud del 2019, es un país pequeño pero el director de su conferencia episcopal no tiene dudas de que la iglesia podrá organizar el evento.

“Panamá, con su canal, es un puente entre dos continentes y también lo haremos un puente simbólico entre los jóvenes, especialmente en América Latina”, dijo el cardenal José Lacunza Maestrojuan de David, Panamá.

Durante una conferencia de prensa en Cracovia el 31 de julio, el cardenal dijo que Panamá está bien ubicado para comunicaciones aéreas, viales y marítimas con América del norte y del sur y le daría a la Jornada Mundial de la Juventud un carácter distintivo.

“Verdaderamente tenemos la esperanza de que esto sea una bendición para nuestro país, colocándolo al centro de atención de todo el mundo”, dijo el cardenal Lacunza.

El obispo Manuel Ochogavia Barahona de Colón-Kuna Yala, dijo que Panamá es “un país multicultural, incorporando todas las razas del mundo”, y haría la Jornada Mundial de la Juventud una “fiesta latina”, añadiendo que los planes incluirían “mucho sol y salsa”.

El arzobispo José Domingo Ulloa Mendieta de Panamá dijo ante periodistas que el papa Francisco “nos ha sorprendido una vez más” al escoger a América Central como una plaza, añadiendo que la Jornada Mundial de la Juventud sería una oportunidad para “promover la juventud de la región”.

“Los jóvenes de Panamá están sufriendo una inmigración masiva, desempleo, violencia y contrabando [humano], así que sería un gran estímulo para nosotros para comenzar de nuevo”, dijo el arzobispo. “También será importante para seguir el llamado del papa a llevar la fe a las periferias. Panamá es una de esas periferias y la Jornada Mundial de la Juventud logrará este propósito”.

El presidente panameño Juan Carlos Varela asistió al último fin de semana de la Jornada Mundial de la Juventud con su esposa, Lorena Castillo, visitando Wadowice, pueblo natal de san Juan Pablo II, y el antiguo campo de concentración nazi Auschwitz-Birkenau. Él aceptó rosarios durante un servicio de oración en español en el santuario de la Divina Misericordia en Cracovia y se reunió con el papa después de la Misa de cierre de la Jornada Mundial de la Juventud.

En un comunicado del 31 de julio, él dijo estar contento de que el papa Francisco haya reconocido que los valores de Panamá de “paz, diálogo y convivencia” son similares a los de la Jornada Mundial de la Juventud, añadiendo que su gobierno apoyará a la Iglesia Católica facilitando “un evento que incluye toda parte de la sociedad”.

Los católicos tradicionalmente componen tres cuartos de los 3.3 millones de habitantes de Panamá.

Copyright ©2016 Catholic News Service / U.S. Conference of Catholic Bishops.

Leave a Reply