Se les da asilo en México a solamente uno por ciento de los menores de edad provenientes de Centroamérica

A girl holds a sign during a 2014 vigil and rally in support of the flood of undocumented Central American minors apprehended along the U.S.-Mexico border. A new report says less than 1 percent of Central American children apprehended by Mexican immigration officials are able to obtain asylum in Mexico. (CNS photo/David Maung, EPA)
A girl holds a sign during a 2014 vigil and rally in support of the flood of undocumented Central American minors apprehended along the U.S.-Mexico border. A new report says less than 1 percent of Central American children apprehended by Mexican immigration officials are able to obtain asylum in Mexico. (CNS photo/David Maung, EPA)

por David Agren

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) – Solamente a un uno por ciento de los menores de edad provenientes de Centroamérica, que son aprehendidos por funcionarios del departamento de inmigración mexicano les es posible obtener asilo en México, a pesar de que con frecuencia van huyendo de la violencia y se ven forzados a pertenecer a pandillas, de acuerdo con un nuevo informe.

En el informe del 31 de marzo emanado del grupo “Human Rights Watch” (Vigilancia de Derechos Humanos) se dice que México ha fallado en observar sus propias normas en el trato de inmigrantes, a pesar de que se han aumentado los operativos de aprehensión a consecuencia de una ola de menores sin tutela que provenían de países centroamericanos y que trataban de ingresar a los Estados Unidos, en 2014.

“En papel, la ley Mexicana parece ser que provee protección completa para menores que han huído de sus países nativos por miedo a perder la vida”, dijo Michael Bochenek, consejero mayor de derechos de menores de la Vigilancia de Derechos Humanos. “Pero solamente unos pocos menores reciben asilo, lo que refleja que el gobierno no les está dando consideración adecuada a las demandas”.

Los directores de refugios para inmigrantes, afiliados con la Iglesia Católica o dirigidos por sacerdotes o religiosos dicen que el estudio apuntala su propia experiencia en cuanto a los servicios que se les da o no a centroamericanos que pasan por México.

“Va en aumento la práctica de no reconocer a personas que posiblemente tengan derecho a pedir asilo”, dijo José Luis Manzo, director de un refugio para inmigrantes situado en la ciudad de Saltillo, que se localiza al norte de México.

Muchos inmigrantes transitan por México regularmente, pero con frecuencia son atacados por secuestradores y reciben mal trato de la policía que actúa en connivencia con grupos criminales. El gobierno mexicano aprobó una ley en julio del 2014 conocida como Plan de la Frontera Sur, por la cual se decía que los movimientos migratorios se harían más seguros con el establecimiento de postas y que no se les permitiría más a los inmigrantes que transitaran “de mosca” en trenes vía Norte. También hubo aumento de detenciones y deportaciones.

Algunos críticos dicen que el plan no ha hecho que la ruta para migrante sea más segura pues éstos se ven forzados a pagarles precios más altos a los “coyotes” o a abandonar los caminos conocidos por otros atajos de terreno inculto que no está patrullado por la policía pero que por lo mismo se tienen encuentros más frecuentes con salteadores.

“Las actividades de criminales coordinados se han beneficiado con el Plan de la Frontera Sur, dijo José Luis López, abogado del refugio de Saltillo. “Los inmigrantes buscan otros caminos y arriesgan la vida. Ahora andan más escondidos y a merced de criminales”.

En México fueron aprehendidos más de 35,700 menores de edad inmigrantes en el año 2015, aumento comparativo de cerca de 23,100 aprehensiones en 2014 y un 270% de aumento en comparación con el año 2013, de acuerdo con el informe.

Muchos menores que buscan asilo son incapaces de servirse del sistema o de recibir ayuda, se decía en el informe. Y López añadió que muchos menores se dirigen al norte para reunirse con familiares que ya están en Estados Unidos o se les paga el viaje por familiares de Estados Unidos y los menores no están interesados en buscar asilo, razón citada por funcionarios mexicanos por la que muchos menores no lo solicitan.

Solamente a uno de los 61 menores que fueron entrevistados para el informe se le había informado de su derecho de pedir asilo, lo que se requiere por ley en México, informó la “Associated Press”. En el informe del grupo de Vigilancia de Derechos Humanos se decía que se les advierte a los menores que tendrían que esperar mucho tiempo si solicitaran asilo.

“Es un proceso largo ” y las condiciones de las estaciones de inmigrantes en las que se recogen a los menores durante el período de solicitación no son las ideales, dijo López.

Muchos prefieren pedir “visas humanitarias”, que son más rápidas de obtener, se otorgan con mayor frecuencia y duran por un año, dijo López.

En el informe se detallaba cómo la mayoría de menores aprehendidos en el sur de México eran retenidos en centros de detención, en lugar de ser enviados a refugios dirigidos por el Instituto de Desarrollo Familiar del país de origen.

El movimiento migratorio , de origen centroamericano, en el que se incluyen a menores, ha existido por décadas, pero el flujo ha aumentado en años recientes debido al aumento de violencia relacionada con tráfico de drogas y actividades de pandillas. Los países que gozan de infamada fama de contar con el índice de crímenes más alto del mundo son Honduras y El Salvador.

En una declaración del 31 de marzo, el Instituto Nacional de Inmigración de México lanzó un comunicado en el que se decía que a todos los menores se les advierte de sus derechos “sin excepción ” cuando son detenidos y se les ofrece la oportunidad de buscar asilo.

Copyright ©2016 Catholic News Service / U.S. Conference of Catholic Bishops.

Leave a Reply